Sobre la yahilía (edad de la Ignorancia) contemporánea, pero con etiqueta islámica

SOBRE PILOSIDADES y a propósito del artículo de Lluis Miquel Hurtado, “Cuando las barbas de IS veas cortar…”, publicado en el periódico El Mundo, el 17 de octubre de 2014.

En el islam de la época de oro del Imperio árabe (donde la escuela jurídica en ese periodo fue el mutazilismo), se discutía de filosofía, y de la búsqueda filosófica de Dios, mediante el conocimiento, en paralelo al saber religioso, ademas de experimentar, traducir y conocer todo lo que pudieran aportar las otras culturas. En el islam contemporáneo salafí/wahabi y otros literalistas/integristas, lo espiritual y los debates filosóficos se reducen a qué tan larga llevaba la barba Muhammad, cuántos piojos tenía en la misma, qué tanto deben cubrirse las mujeres, y seguir a pie y juntillas un islam puramente de ritual y que se impone a los demás, no que convence a los demás con argumentos. Es valido el miedo, la sinrazón, la hipocresía y el fingimiento. La imitación sustituye al debate y a la libertad de pensamiento, y no es más buena persona y más justa quien demuestra clemencia, sentido de justicia o capacidad de amar al prójimo, sino quien ostenta una mancha más visible en la frente que demuestra celo religioso y que se la pasa culo para arriba rezando, y a eso se reduce la religión y la espiritualidad, a la búsqueda de prestigio basado en apariencias. Es la yahilía con etiqueta islámica de hoy, que sustituye al racionalismo mas espiritualidad de un Harun AL Rachid, Al Maamun, Abu Alla al Maarri, o un Ibn Arabi. Hoy toca petroislam.  Como simios, pero armados y rabiosos. barbudosysimios

El artículo:

http://www.elmundo.es/internacional/2014/10/17/5440ed8dca47417f4a8b4581.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=facebook

Anuncios

La segregación identitaria en un estado etno-religioso. El caso de Israel

Entretierras

El Historiador israelí Shlomo Sand, en su magnifica obra “La invención del Pueblo Judío”, publicado en 2008, en su prefacio de la edición inglesa expresaba:

“Israel no puede ser descrito como un Estado democrático mientras se considere a sí mismo como el Estado del “pueblo judío”, en vez del órgano que representa a todos los ciudadanos dentro de sus fronteras reconocidas (sin incluir los territorios ocupados). A principios del siglo XXI el espíritu de las leyes de Israel indica que el objetivo del Estado es servir a los judíos, en vez de a los israelíes, y proporcionar las mejores condiciones para los supuestos descendientes de este ethnos en vez de para todos los ciudadanos que viven en él y hablan su lengua. De hecho, cualquiera que tenga una madre judía puede tener lo mejor de los dos mundos: es libre para vivir en Londres o Nueva York con la confianza…

Ver la entrada original 6.324 palabras más

ACERCA DE LOS NACIONALISMOS ETNO-RELIGIOSOS EN ORIENTE PRÓXIMO

Entretierras

“A quien como yo, enumera sus múltiples pertenencias, se lo acusa al instante de querer “disolver” su identidad en un batiburrillo informe en el que todos los colores quedarían difuminados. Sin embargo, lo que trato de decir es lo contrario. No que todos los hombres sean parecidos, sino que cada uno es distinto de los demás (…) Es nuestra mirada la que muchas veces encierra a los demás en sus pertenencias más limitadas, y es también nuestra mirada la que puede liberarlos.”

Identidades Asesinas, Amin Maalouf, 

Ver la entrada original 6.043 palabras más