ENTREVISTA A DAVID GAUNT, HISTORIADOR ESPECIALISTA EN GENOCIDIOS

“LOS ESTUDIOSOS DE GENOCIDIOS, SON CADA VEZ MÁS CONCIENTES DEL GENOCIDIO ASIRIO”.

  • Reportaje de Joseph Haweil, publicado en SEYFO Center el 5 de  agosto de 2011 .  Traducción: Ricardo Georges Ibrahim

 

Libro_DavidGaunt

¿Qué puede decirnos acerca de sus antecedentes personales y académicos?

Nací en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial y crecí en los Estados Unidos. La familia de mi padre es inglesa de Yorkshire, la familia de mi madre es judía de Ucrania. Vine a Suecia en 1968 y he vivido aquí desde entonces.

He enseñado en las universidades de Uppsala, Umeå y Södertörn. Además dirijo investigaciones en el Instituto Sueco de Investigación y Futuro de Estocolmo (Servicios Sociales). He escrito, co-escrito o editado una veintena de libros y más de cien artículos. La mayor parte de mi investigación inicialmente fueron  de historia social sueca y problemas sociales contemporáneos. Además de escribir sobre el genocidio asirio He escrito sobre el genocidio y la violencia masiva contra Judíos, Roma (gitanos), kurdos y armenios.

¿Cuándo fue inicialmente que tomó contacto con el genocidio asirio y  qué provocó su interés por escribir al respecto?

Yo estaba dando una conferencia sobre el Holocausto judío y romaní en algún momento a finales de 1990. Algunos de los oyentes se acercaron después y dijeron que eran asirios y me preguntaron si sabía nada sobre el genocidio asirio. Le dije que no sabía nada, pero estaba dispuesto a aprender si tenían alguna literatura, documentos y así sucesivamente. Después de un tiempo uno de ellos volvió con lo único que pudo encontrar en ese momento, que era la colección de historia oral de Seyfo[1] en Tur Abdin de Suleyman Hinno. Esto comenzó mi colección de literatura y documentos. Los estudiantes también me presentaron a Jan Betsawoce que tenía una colección privada de obras sobre temas asirios y empezamos a cooperar y se convirtió en mi asistente. Juntos hemos tratado de construir una colección completa de libros, artículos y documentos de archivo de Seyfo. Hemos recogido documentos y testimonios de Turquía, Líbano, Siria, Armenia, Georgia, Rusia, el Vaticano, EE.UU., Inglaterra, Francia y Alemania. Ambos estamos muy interesados en idiomas. Desde el principio, la necesidad principal era poner a disposición  los libros y documentos que habían sido olvidados o fueron escritos en idiomas poco comunes. Hemos traducido un buen número de fuentes antiguas en sueco o inglés y seguiremos haciendo esto. Por lo general, tenemos el patrocinio para la impresión de los libros de los grupos asirios locales o asociaciones, y por ello estamos muy agradecidos. Sin embargo, después de un tiempo se hizo evidente que publicar documentos no era suficiente y que  era necesario comenzar a analizar los resultados y ubicarlos en el marco de  investigaciones  de los genocidios modernos y comenzar a publicar artículos y libros sobre la base de una investigación original.

¿Está llevando a cabo investigaciones relacionadas con el Genocidio asirio? Si es así, ¿qué áreas y fuentes está examinando actualmente?

En la actualidad estoy trabajando en hacer un perfil sociológico de los autores del genocidio a fin de ver cuáles eran sus motivos. Yo también estoy examinando las relaciones a largo plazo entre asirios y kurdos, ya que tantas fuentes mencionan que los asirios fueron a veces ayudados y apoyados por kurdos individuales y Yezidis e incluso tribus enteras. ¿Cuál era el trasfondo de esta cooperación? Ene Betsawoce y yo estamos en el proceso de publicación de las traducciones de la revista en lengua francesa  L’Action asirio-Chaldéene, que fue publicado en Beirut a principios de la década de 1920 y fue un importante canal de información para el asirio políticamente comprometido. Nos tomó un tiempo muy largo, incluso para encontrar temas de este trabajo. También estamos preparando una bibliografía de libros y artículos que tratan de Seyfo, aún no terminado, pero de más de 70 páginas. Creemos que esto va a ser una obra de referencia muy importante.

Su libro “Masacres, Resistencia, protectores: musulmanes y cristianos Relaciones en el este de Anatolia durante la Primera Guerra Mundial puede ser considerado entre los más importantes, si no el más importante trabajo principal fuente contemporánea sobre el Genocidio asirio. ¿Qué consejo le daría  estudiosos asirios y no asirios interesados en la investigación del Genocidio y acerca de las fuentes?

Mi consejo tiene varios puntos. Debemos  tener más investigación de archivos, ya que hay muchos espacios en blanco. Por ejemplo, los archivos en Irán no se han utilizado todavía, pero lo que se ha publicado da una gran idea de lo que estaba sucediendo en la franja fronteriza turco-iraní, donde ya fueron masacrados los primeros grupos asirios en febrero de 1915 y en una segunda ola de masacres ocurridas en 1918. ¿Podemos ver quién ordenó el asesinato del Mar Shimun? También los archivos turcos de  historia militar, obviamente, tienen un vasto material sobre las acciones de las tropas contra los pueblos asirios. Acabamos de raspar la superficie con nuestro trabajo en el sitio de Azakh y había cerca de 30 documentos diferentes sobre esto en ese archivo. Puede haber  documentación sobre la batalla por Midyat y el asedio de Aynwardo. Debe haber mucho de la campaña militar contra las tribus nestorianas en Hakkari. Tenemos la sensación de que hay un montón de viejos papeles privados de las generaciones que podrían dar nuevas perspectivas sobre los acontecimientos: hay manuscritos en los áticos de las personas y trasteros que pueden dar mucho detalle acerca de los eventos.

Como estábamos trabajando en el sitio de Azakh, muchas familias diferentes se presentaron con diarios, poemas, crónicas, etc., que tratan el asedio turco de esa pequeña ciudad. Materiales similares necesitan ser recuperados, restaurados y en caso de ser  muy importantes, publicados en forma editada. Muchos lugares centrales de la documentación aún no están abiertos para la investigación. Por alguna extraña razón la familia del general Agha Petros deniega el acceso a sus documentos. Y mis ayudantes no han tenido éxito en el acceso al archivo y bibliotecas del Patriarcado Siriano Ortodoxo  en Damasco o el monasterio católico sirio en Sharfe, Líbano, en donde uno de los más importantes escritores tempranos en Seyfo, Ishak Armale era maestro. Nos gustaría mucho leer sus manuscritos. Además, los investigadores tienen que ubicar el genocidio en el marco de todos los otros principales  genocidios para compararlos. ¿Qué pasó con los asirios?  ¿Fue diferente de lo que  les sucedió a los armenios?  ¿por qué? Por ejemplo, los armenios fueron deportados en marchas de la muerte largas, pero los asirios,  con pocas excepciones fueron asesinados en sus pueblos de origen, sin la deportación. Había mucho discurso político del odio contra los armenios, pero muy poco de éste hacia los asirios, aun así ambos grupos fueron erradicados. Necesitamos más trabajos con una perspectiva de género para ver  el destino de las mujeres y los niños. Debe prestarse más atención a los casos de los vecinos musulmanes justos que protegieron a  sus vecinos asirios.

Aunque el movimiento de reconocimiento de genocidio asirio se ha extendido y ha logrado una mayor atención en  la última década, ¿no llama la atención que se publiquen menos  publicaciones académicas sobre el tema  en el mismo período?

No, yo no creo que las publicaciones académicas se hayan ralentizado en absoluto. Antes de 2000, casi nada se había escrito sobre Seyfo  que uno pudiese llamar académico. La única excepción que me  viene a la mente es la disertación de José Yacoub en la Universidad Católica de Lyon, Francia. Se trata sobre todo de la forma en  que la Sociedad de Naciones se ocupó de la cuestión asiria, para lo que toca  el genocidio en sus capítulos de antecedentes y que  sigue siendo una pieza muy útil de la investigación. Las obras influyentes escritas en la década de 1980 por el profesor estadounidense John Joseph pasan por alto Seyfo, y por lo tanto pueden ser utilizados por aquellos que dejan de reconocer el genocidio. Casi todo lo que sabemos sobre los detalles ha llegado en los últimos 10 años.

¿Qué tan importante es la puesta en escena de las conferencias académicas frecuentes sobre el genocidio asirio? ¿Cree usted que la frecuencia de este tipo de conferencias es insuficiente o que con demasiada frecuencia son organizadas  por activistas asirios en lugar de las universidades o de los propios eruditos?

 En realidad no ha habido muchas conferencias académicas sobre el genocidio asirio en absoluto. Pero a veces ocurre que cuando los estudiosos que trabajan con el genocidio armenio se reúnen, invitan a alguien para presentar el caso asirio. Sería muy bueno tener reuniones que se dedicaran exclusivamente a la cuestión del genocidio asirio. Una primera reunión de este tipo se llevará a cabo en Holanda en junio de este año. Puede resultar un embrión de algo más grande.

En 2007, la Asociación Internacional de Estudiosos de Genocidios  reconoció el genocidio asirio. Desde entonces, ¿cree usted que IAGS ha hecho lo suficiente para apoyar o abogar por el reconocimiento del Genocidio asirio?

Sí, el IAGS ha reconocido el genocidio asirio, junto con la de los griegos (pónticos). Yo no soy un miembro, así que no sé el fondo muy bien y no sé qué tipo de pruebas se les presentó. Esta es una asociación mixta de académicos y activistas, pero por lo que yo sé,  no tiene ninguna influencia política internacional y tampoco cuenta con muchos recursos. La organización organizó una conferencia en Sarajevo en 2007 y allí hubo una votación sobre una petición presentada por algunos de los miembros. No veo que  más podrían hacer que su declaración y difusión. He oído que el presidente de la organización Israel Charny ha puesto recientemente en Internet algunos artículos sobre los genocidios asirios y griegos, pero no lo he leído. Creo que sí estamos buscando más influencia y financiación que  inicialmente provino de dentro de la propia comunidad asiria. Ahora mismo sólo unas pocas, como decimos “almas en el fuego”,  de Suecia, Holanda y EE.UU. han apoyado la investigación privada y  ha sido en su mayoría pagos de traducciones, gastos de impresión o de activar viajes de investigación. Este dinero es  muy bienvenido como forma de ayuda, pero hay una necesidad de un apoyo más continuo. El apoyo a la investigación sobre Seyfo debe venir de una parte mucho mayor de la comunidad asiria.

Como ustedes saben, los estudiosos que se centran en el genocidio asirio son pocos. ¿Por qué los eruditos en temas de genocidio parecen menos  interesados sobre el destino de las otras víctimas de genocidio  en el Imperio Otomano (los asirios y griegos pónticos), en comparación con el de los armenios?

Los estudiosos de temas de genocidios son cada vez más conscientes del genocidio asirio. Lo que necesitan los estudiosos son los  resultados  de  nuevas investigaciones. Cada vez más el caso asirio se menciona en libros generales sobre  genocidios y las nuevas ediciones de las obras más antiguas,  tienen nuevas secciones que cubren a los asirios. Pero estamos empezando partiendo  de un muy bajo nivel de conocimiento y con muy pocos recursos más allá  de los pocos activistas quema-alma, a los que no siempre se les da el crédito que se merecen.

Los armenios tienen una tradición mucho más larga de  investigación y  han producido muchos más libros y artículos. La comunidad asiria no puede esperar la misma atención, hasta que también haya producido su propia investigación y  presentado sus pruebas. Lo más importante: la comunidad armenia ha cooperado con las universidades desde un tiempo muy largo. Hay cátedras patrocinadas por los armenios en muchas universidades en EE.UU. y hay muchas universidades que tienen programas de estudios armenios como UCLA, Michigan, Dearborn, Fresno etc. Los armenios han construido una gran biblioteca de investigación internacional en París basada en la colección reunida originalmente por Nubar Pasha y hay un muy buen centro de investigación y una biblioteca en Watertown, Massachusetts. La comunidad asiria necesita acumular recursos intelectuales similares.

El texto en ingles puede encontrarse en el blog de Seyfo Center: http://www.seyfocenter.com/?sid=2&aID=321

800px-Assyrian_genocide_o2p.svg

[1] “Seyfo”, significa literalmente “espada” en siríaco/neoarameo y 1915 considerado “El año de la espada”. Es el nombre que los asirios dan a su genocidio cometido que se cobró la vida de entre 300.000 a 550.000 miembros de su comunidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s